Aprenda a detectar las lesiones
sospechas de Cáncer de piel

  • El cáncer de piel es cada vez más frecuente.
  • Cuanto más pronto se detecta, mayores son las posibilidades de curar.
  • Aprenda a vigilar su piel y consulte a la menor duda.

Existen 2 tipos de cáncer de piel

Los Carcinomas:

Los más frecuentes pero los menos graves.

Aparecen más a menudo después de los 50 años, habitualmente sobre las partes descubiertas del cuerpo (rostro, espalda, ante-brazos, manos...) Son muy frecuentes, pero en la mayoría de los casos son fácilmente curables. Si no se tratan a tiempo, pueden tener consecuencias serias.

Una herida que no cicatriza, un grano o la costra de una herida que persiste y se modifica; todos estos signos deben llevarlo a consultar un dermatólogo.

El Melanoma:

Un cáncer temible cada vez más frecuente.

Es el cáncer de piel más grave que existe. Puede ser diagnosticado en personas de cualquier edad pero es muy raro en los niños. Puede localizarse en cualquier parte del cuerpo pero en el hombre se presenta de forma más frecuente en el tronco y en la mujer, en las piernas. El melanoma se manifiesta esencialmente de dos maneras:

Por la aparición de una pequeña mancha pigmentada sobre la piel sana (casos más frecuentes).

Por la modificación de un lunar (nevos pigmentarios) preexistente.

¿Es usted una persona con riesgo?

Cualquiera puede desarrollar un melanoma. Sin embargo, no todos somos iguales frente a este riesgo.

Sea más precavido si:

  • Tiene la piel, los ojos y el pelo claro y se broncea con dificultad.
  • Tiene muchos lunares (más de 50).
  • Tiene lunares congénitos (desde el nacimiento) o atípicos (anchos, irregulares).
  • Tiene familiares o usted mismo ya ha tenido un melanoma.
  • Tuvo quemaduras solares severas en su infancia o adolescencia.
  • Desarrolla su trabajo al aire libre.

Sea más precavido si:

  • Tiene la piel, los ojos y el pelo claro y se broncea con dificultad.
  • Tiene muchos lunares (más de 50).
  • Tiene lunares congénitos (desde el nacimiento) o atípicos (anchos, irregulares).
  • Tiene familiares o usted mismo ya ha tenido un melanoma.
  • Tuvo quemaduras solares severas en su infancia o adolescencia.
  • Desarrolla su trabajo al aire libre.

Protejamos a nuestros niños

Es durante la infancia que la exposición solar y especialmente las quemaduras del sol, son las más nocivas y las más susceptibles de provocar el desarrollo de un melanoma en la edad adulta.

Aprenda a vigilar su piel con la regla: ABCDE

Realice regularmente (3 veces por año) un auto-examen de su piel para reconocer los signos sospechosos en cuanto aparezcan.

Observe detenidamente todas las partes de su cuerpo: de la cabeza a los pies.

Cuanto mejor conozca su piel, más fácil será para usted saber reconocer nuevas manchas pigmentarias o cambios en sus lunares.

Como ayuda, la “regla ABCDE” le permitirá memorizar los signos que deben alertarlo:

Los consejs de su MÉDICO Para disfrutar el sol de Forma segura

  • Evite la exposición entre las 12h y las 16h.
  • La exposición solar debe ser progresiva.
  • Repita la aplicación de su protector solar cada 2 horas y después de cada baño, sea cual sea su índice de protección.
  • No utilice un protector solar para aumentar su tiempo de exposición.
  • Utilice el protector solar adaptado a su tipo de piel.
  • Las quemaduras de sol son peligrosas, sobre todo en los niños.
  • Proteja a los niños con camiseta, gorra y gafas de sol.
  • No exponga al sol a los bebés y niños jóvenes.
  • Examine periódicamente sus lunares según la regla del ABCDE.


Cómo examinar su piel

La autoexploración cutánea periódica es imprescindible para detectar precozmente los melanomas. Es fácil realizarla, solo ante un espejo, o con la ayuda de un familiar, respetando la “regla del ABCDE” descrita en esta página, y examinando especialemente:

Paso 1

Paso 1

Su cuerpo con los brazos levantados, de frente y de espaldas a un espejo y a los lados.

Paso 2

Paso 2

Los antebrazos, la parte superior e inferior de los brazos, las palmas de las manos.

Paso 3

Paso 3

La parte posterior de las piernas, los espacios entre los dedos de los pies, la planta de los pies, los genitales.

Paso 4

Paso 4

Detrás del cuello y el cuero cabelludo, raya por raya, con un espejo de mano.

Paso 5

Paso 5

La parte inferior de la espalda y las nalgas.

Organizada por la Fundación Mexicana para la Dermatología con el apoyo de Eau Thermale Avène